1

¡Hola familia!

Como sabéis, esta nueva temporada me he propuesto renunciar al azúcar que tanto me gusta, y no precisamente por que engorde.

Os voy a facilitar algo de información que he ido recopilando, pero si queréis saber más, siempre podéis preguntar a un/a nutricionista, y que os informe sobre esto.

Me estoy comiendo mucha la cabeza para buscar alternativas al azúcar en recetas dulces, y sobre todo para empezar desde ya a educar el paladar de mi hijo antes de que sea demasiado tarde.

El azúcar blanco refinado es una de las sustancias más cancerígenas que puede haber y que podemos consumir. Se trata de un producto refinado y por lo tanto no natural y es una de las sustancias más consumidas por la humanidad ya que es el endulzante más usado y al mismo tiempo el más dañino para la salud.

Presente en una inmensa mayoría de productos, el azúcar refinado está asociado desde hace muchos años con la aparición de una gran gama de enfermedades degenerativas, como el cáncer, la diabetes, la obesidad, trastornos digestivos, problemas bucales, hiperactividad y muchos más.

Incluso los efectos negativos del azúcar blanco han sido reconocidos por las autoridades y médicos de la medicina tradicional, un logro sin duda…

Imaginar una vida sin azúcar es casi tan imposible como tratar de diluir aceite en un vaso de agua. Nuestro cuerpo nos la pide continuamente y su consumo es tan adictivo que resulta muy difícil decirle adiós. Por eso he pensado que sería interesante mostrar, cuáles son los alimentos más saludables y nutritivos por los que podrás reemplazar el azúcar sin renunciar a tus desayunos más dulces ni a ese postre que tanto te gusta.

Cuando hablamos de azúcar o azúcar refinado, nos referimos al blanco de mesa de toda la vida; el mismo que servías en terrones para acompañar el café de mediodía, ése que espolvoreabas sobre tu bol de fresas o con el que aderezabas tus postres caseros. El mismo azúcar que el cuerpo te pide cada mañana para arrancar la jornada y también entre horas para seguir funcionando.

Esta necesidad se debe, sobre todo, a que nuestro cerebro demanda mucha energía, y ésta la obtiene precisamente de la glucosa, que es uno de los componentes principales que encontramos en el azúcar. Pero si lo que realmente necesitamos para ponernos en marcha es la glucosa, ¿por qué no obtenerla de otros alimentos?

Pues ahí me encuentro, en la búsqueda… así que para empezar este nuevo camino en una vida sin azúcar, y en la que cada vez comamos más sano, lo justo y necesario era empezar informando porque lo hago.

Desde que se demostró que el consumo de azúcar refinado no resulta tan beneficioso como se pensaba hace unos años, la proliferación de edulcorantes artificiales ha ido en aumento. Aunque últimamente éstos también se han puesto en tela de juicio por la adicción que producen sobre nuestro organismo y por la incertidumbre que generan las dudas sobre su consumo a largo plazo.

Por eso, ante este clima de total desconfianza, me gustaría proponeros una alternativa más saludable y con la que acertarás seguro, y es sustituir el azúcar por otros ingredientes o alimentos naturales que no sólo mantendrán a raya tu ansiedad en los momentos críticos, sino que te ayudarán a satisfacer esa demanda de la que hablábamos antes, al mismo tiempo que te proporcionan otros nutrientes esenciales.

Pequeños tips que te ayudarán a dejar el azúcar:

Lo primero que debes saber es que, al igual que ocurre con otras adicciones, dejar el azúcar requiere su tiempo, y es un proceso que debe llevarse a cabo de forma paulatina.

Por ejemplo, puedes comenzar endulzando tu taza de café con miel o estevia, o probar a reemplazar la leche de vaca por una bebida vegetal, como la de soja o almendra, cuyo sabor ya es dulce de por sí y no necesitarás añadir nada más.

Leche de Almendras.

Y como esta, existen muchísimas leches vegetales, muy ricas de sabor y beneficiosas para nuestro organismo, como por ejemplo, la de soja, nueces, arroz, avena, quinoa y cada vez encontramos más y lo mejor es que suelen estar en nuestro supermercado habitual.

Otro imprescindible en tu dieta son los hidratos de carbono. Intenta que sean integrales en la medida de lo posible y combínalos con frutas, yogur y frutos secos en tus desayunos o añádelos en tus platos. Por ejemplo, una ensalada de quinoa con pasas y verduras al gusto, un sándwich de pan de centeno con aguacate, semillas, tomate, queso fresco y huevo duro, etc.

Las combinaciones posibles son infinitas, y al ser integrales le estarás aportando a tu organismo carbohidratos y azúcares complejos, es decir, de lenta absorción.

Éstos te mantendrán saciada por más tiempo y con menos cantidad. Además, mantendrán tus niveles de insulina estables y evitarán que sientas ese "deseo" de ingerir otros alimentos azucarados.

Sin duda, pequeños pasos que marcarán una gran diferencia.

Una vida sin azúcar... sin renunciar al postre

Si pensabas que para dejar el azúcar también debías censurar el postre, te equivocas. Existen muchas formas de disfrutar de este dulce momento sin renunciar al placer y, lo mejor, de una forma totalmente saludable.

Lo que os recomiendo para dejar el azúcar si os cuesta mucho hacerlo de golpe, podéis sustituirlo por el azúcar de panela, que es más sano. Y también intentar comer frutas y verduras a diario y podéis ir experimentando en la cocina con distintos ingredientes. Poco a poco irán concienciándose de qué es lo que deben comer y, al final, el esfuerzo habrá merecido la pena.

La semana que viene he pensado poner varias recetas sobre ¿cómo obtener siropes naturales de las frutas?

Y a partir de ahí, una vez los tengamos, estarán a nuestra disposición para elaborar varias recetas que os iré poniendo semanalmente por aquí, alternando también con recetas saladas que esas nos dan menos complicaciones.

Espero que este post os sirva de ayuda, de guía y sobre todo de motivación.

Un abrazo muy fuerte.

Verónica.